¿Por qué enterrar a las personas a dos metros bajo tierra?

Funeral flowers on a tomb

Hoy en día existen muchas formas de dar descanso eterno a nuestros seres queridos. Podemos conservar sus cenizas, sepultarlos en los nichos de los cementerios o enterrarlos en el suelo, normalmente a 2 metros bajo tierra. Si alguna vez te has preguntado por qué enterrar a las personas a dos metros bajo tierra, desde Funeraria San Nicolás te explicamos la historia de esta tradición.

Es necesario remontarse a mediados del siglo XVII y a mediados del XVIII, fechas en las que las grandes plagas de la peste bubónica, como la de Londres, afectaron a casi un 20% de la población. 8.000 personas morían a la semana y los ricos huían de las ciudades ante el temor del contagio. Ante esta situación, en el Londres del siglo XVII, el alcalde Sir John Lawrence, frente al temor de que fueran los muertos enterrados a poca profundidad la razón de la propagación de esta enfermedad, promulgo una serie de normas para limitar el brote, entre las que se incluía la necesidad de enterrar a los muertos como mínimo a dos metros de profundidad. 

Esta medida no sirvió para contener la plaga y se emitieron normas para no enterrar futuras víctimas en iglesias parroquiales o pequeños cementerios, así como la prohibición de la apertura de tumbas. 

Sin embargo, no tenemos esta medida solo a raíz de la peste. Sino que en la medicina del siglo XIX fue popular la realización de investigaciones sobre cadáveres, razón por la que se demandaba restos humanos, algo que provocó el robo de cadáveres para venderse a departamentos de patología. Frente a los robos, las demandas derivaron en la recuperación de la norma de enterrar los cadáveres a como mínimo dos metros bajo tierra, originado por la peste y recuperado por la protección del cadáver.