Diferencias principales entre un ataúd y un féretro

Diferencias principales entre un ataúd y un féretro - Pompas Fúnebres San Nicolás

Un ataúd tiene forma hexagonal y finaliza en punta. Antiguamente los ataúdes se hacían solamente de madera de pino y no estaban forrados o acolchados. Pero hoy en día se dan casos de ataúdes más lujosos que pueden estar hechos de bronce o plata por fuera, con el nombre del difunto o alguna frase grabada.

Es así porque se adapta al cuerpo del difunto. La parte más estrecha corresponde a dónde irían los pies, y la parte más ancha a la zona donde irían la cabeza y los hombros. En su día, comenzó a realizar de esa forma para ahorrar en material. Normalmente, un ataúd tiene tres tiradores de metal a cada uno de los lados. De ese modo se facilita que los portadores puedan transportarlo.

Por el contrario, un féretro no se adapta al cuerpo del difunto en cuanto a su forma se refiere. Tiene una forma rectangular y ancha, desde un extremo al otro. Además, suelen estar forrados, acolchados y divididos en dos secciones. Una de ellas, la superior, se abre para permitir que el rostro sea descubierto.

En cuanto a los tiradores, no existe diferencia, ya que los féretros suelen tener tres y de metal en cada lado.

Sin embargo, más allá de la forma y el material, existe una diferencia fundamental entre ataúdes y féretros: su actual uso en las distintas regiones del mundo. Los ataúdes ya no se utilizan de manera frecuente. Tan solo en Europa se siguen utilizando y su uso no es generalizado. Antiguamente no era así, pero en la actualidad han sido substituidos por los féretros, que se utilizan como norma general en Estados Unidos y de manera mayoritaria en Europa.

Generic selectors
Exact matches only
Search in title
Search in content
Post Type Selectors
Call Now Button Ir al contenido